Es de público conocimiento que la actividad física es una de las armas más letales para combatir la obesidad y las enfermedades cardiovasculares. Además, cada vez son más los especialistas que prescriben deportes como terapia para las enfermedades cardiacas y otras afecciones.

Seguramente habrás escuchado sobre los beneficios del deporte para la salud física, pero ¿Sabías que el deporte, además, proporciona ventajas directamente en la salud mental?

El ejercicio físico mejora notablemente todas las funciones mentales, la autonomía, la memoria, la agilidad y, como si todo esto fuera poco, aporta una enorme sensación de bienestar. Es por ello que está indicado para cualquier persona y en cualquier momento de su vida.

Las personas que practican deportes podrán gozar de mayor salud mental, destacándose algunas particularidades:

Endorfinas: La segregación de esta hormona luego de realizar deportes provoca una gran sensación de bienestar.

Estrés: Aumenta notablemente la sensación de optimismo, flexibilidad cognitiva y euforia.

Autorregulación: La practica de deportes de forma cotidiana, reduce las emociones nocivas de la agresividad, la ansiedad, depresión y la ira.

Bienestar: La sensación positiva que produce la actividad deportiva en general, permite disminuir la fatiga y otorgar una mayor energía con una mayor capacidad de rendimiento para las actividades diarias; mientras que nos permite descansar mejor.

Además, todos estos increíbles beneficios que le aporta el deporte a la salud psicológica, logran que, quienes practican actividad física, consigan un mejor concepto de sí mismas, elevando exponencialmente su autoestima.

El ejercicio físico tiene un rol pragmático en la salud mental y el mismo varía dependiendo de la edad, por ejemplo, en los niños, puede contribuir a la coordinación visomotora.

En el caso de las personas adultas, el deporte logra mejorar notablemente la calidad de vida, disminuir los signos de ansiedad y depresión y prevenir diferentes trastornos, como la osteoporosis; asimismo, brinda mayor resistencia a los músculos que se encuentran deteriorados por el paso de los años.

Las personas adultas que se encuentran practicando deportes de forma rutinaria, consiguen obtener una mayor sensación de bienestar, sentirse con mayor agilidad y desarrollar un mayor nivel de autonomía.

La actividad física y su efecto en nuestro cuerpo

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define a la actividad física como todo tipo de movimientos corporal que se produzcan por los músculos y exija un gasto de energía.

Además, la OMS asume a la falta de ejercicios como uno de los primeros factores de riesgos de mortalidad a nivel mundial. Como así también, es una de las principales causas de cáncer de colon, mama, cardiopatías y diabetes.

En los últimos años, los puestos de trabajos han adquirido características de total sedentarismo, por lo tanto, la actividad física se ha vuelto cada vez más escasa y por ende ha tomado un rol de mayor importancia.

Realizar algún tipo de actividad física cotidianamente, al menos 30 minutos por día no solo nos permite gozar de una apariencia física saludable, sino que también contribuye a quemar depósitos grasos y aumentar nuestra energía.

Asimismo, el ejercicio físico nos ayuda a fortalecer los músculos, prevenir fracturas óseas, enfermedades cardiacas, presión arterial alta, derrames cerebrales y algunos tipos de cáncer.

Son muchos los beneficios, tanto físicos como psíquicos, que el deporte nos otorga. Elegir llevar una vida saludable hoy, no solo te brindará satisfacción y energía en el corto plazo, sino que también será tu mejor aliado de cara al futuro.




Please follow and like us:

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *